jueves, 12 de enero de 2012

Y TE VAS



Desandé lo caminado, 
recolectando huellas para formar un camino que solo lleve hacia adelante.
Recogí la sangre perdida en las heridas, 
para que volviera a producir nuevos latidos.
 
Y te vas.
 
Atesoré el aire de mil suspiros,
para insuflarlo en mis pulmones cansados.
 
Y te vas.
 
Dejando confundidas las sonrisas con el sabor de las lágrimas.
 
Porque te fuiste.
Recuperando partidas del juego en el que aprendí a perder.