martes, 22 de febrero de 2011

COMO AGUA ENTRE SUS MANOS


Dejó de formar parte de su vida aún sabiendo que no había un lugar mejor. 
Las promesas eternas nunca consiguieron ofrecerle consuelo.
Él sólo sabe que no fue capaz de retenerla a su lado. 
Que se fue... como agua entre sus manos.
Los recuerdos no bastaron para mantenerla viva. 
Son mentiras para ilusos y sus lágrimas no consiguen mojarle el corazón.
Todas las respuestas son palabras sin sentido y él sólo comprende 
que el negro es más negro que nunca porque lo lleva por dentro.
Se fue como agua entre sus manos.
Se llevó toda una vida de recuerdos compartidos 
y sólo dejó noches vacías y risas no correspondidas.
Se fue. Se fue.
Se fue como agua entre sus manos.