martes, 28 de septiembre de 2010

DESPEDIDA




Convirtió su despedida
en un pacto de silencio entre los dos.
Sacó a pasear el perdón y lo acompañó
de la paciencia que a mí me había faltado.
El adiós se convirtió en un rincón
donde guardar el daño que me había permitido hacerle.
Su voz no estaba adornada con reproches
y en sus ojos brillaba la misma dulzura de siempre.
Refugiado en lo inevitable,
me brindó una última sonrisa y se alejó.
No vi rencor en su mirada,
sólo la convicción de no poder alcanzar un sueño
mezclada con la felicidad de haberlo rozado.


lunes, 20 de septiembre de 2010

TENTACIÓN




Mis tentaciones cuelgan de tus pestañas
y mis desvelos se esconden entre tus ganas.
Susúrrame besos y no palabras,
apaga la luz y enciéndeme el alma.
Vuélvete marino en mi lado de la cama
que no te asuste el naufragio… ni el mañana.
Cerraré los ojos para que el placer los abra.
Abriré mis ansias y las cerrará tu calma.
Enrédate en los hilos de mi trama,
Yo te espero entre las sábanas.

domingo, 12 de septiembre de 2010


A pesar de su actitud, decidí seguir la relación con él.
Soportando que me gritara las verdades a la cara.

jueves, 9 de septiembre de 2010

IDEA A LA FUGA


Desde el punto de partida corrió para hacerla volver en sí. Como si su destino dependiera de la profundidad de sus huellas en el intento de alcanzarla.
Su carrera se volvió vertiginosa, intentando atrapar motivos que antes habían escapado a su razón. No sopesó los riesgos de no alcanzar su objetivo, ni la distancia de su origen, ni la soledad que amparaba el trayecto.
Sólo importaba correr hacia ella, hacia esa idea disfrazada de humildad que se paseó ante sus ojos sin que reparara en su presencia y ahora… ahora solo le quedaba correr aunque sólo fuese para rozar la estela que dejaba al alejarse, correr para que no se perdiera en los rincones de su pensamiento, correr para no pensar que la había dejado escapar para siempre y que envejecería llorando una idea malgastada más.

viernes, 3 de septiembre de 2010

SECRETOS SILENCIADOS


Secretos enmudecidos que se cubrieron de sombras en algún rincón de un alma inaccesible.

Silencios de contrabando que juegan a esconderse de la sonoridad de las palabras y construyen lenguajes desconocidos para no desvelar su presencia.

Realidad atormentada que se vacía de sueños y ofrece su cara intolerante, la que evapora lágrimas y acalla sollozos para que nada descubra sus secretos silenciados… sus silencios secretos.