jueves, 26 de agosto de 2010

POESÍA ADULTERADA


Escribo entre deseos a medio completar,

entre rimas absurdas y versos incompletos,

al compás de ritmos sin cadencia

bajo el efecto de un leve pestañeo casual.

La soledad de los versos que hoy trazo

crea un poema indefinido que ofrece resistencia a mi rimar,

tormenta sin inspiración…

desgarro de un grito reprimido.

Continuación interrumpida que busca su lugar,

rompe el eco de la consciencia y se pierde en la perfección.

Nace y resuena en el eco de un silencio

para atormentar latidos de una simetría que se evapora.

jueves, 19 de agosto de 2010

PENÉLOPE SE LIBERA


Penélope se ha cansado de esperar. Ya no borda su soledad aguardando un regreso que se olvidó de desear.

Las heroicidades ya no son motivo suficiente para que el desconsuelo de sentirse sola le haga ver monstruos marinos que la acechan entre Dioses que no la entienden.

Penélope necesita gritar, expulsar de su interior el reclamo de atención que tanto le exige su cuerpo de mujer.

A Penélope su isla se le queda pequeña y el mundo que tanto la dañó, ese que la alejó de todo lo que había sido, ahora se extiende frente a ella en todo su esplendor. Tentador. Tanto, que Penélope deja de huir de ella misma y se lanza fuera de esa espera que la mantiene presa.

Penélope ya no borda sus días. Ha descubierto que puede vivirlos.

sábado, 14 de agosto de 2010

PESADILLA




Vuelvo a encontrarme en el mismo lugar donde todo se inició. Como si no lograra escapar de esa marea de sombras que me devuelve una y otra vez al mismo punto de salida.

Un bucle absurdo, una espiral que me ahoga en sueños perdidos, en caminos sin final, en pasos que caminan sobre sus propias huellas.

La costumbre me niega el avance, el fin se resiste a llegar sin explicación, en mi mirada se confunden pasado, presente y porvenir.

La angustia lastra mi cuerpo y mi garganta ahoga unos gritos que pretenden hacerme despertar. El silencio me ata con lazos mudos a lo oscuro de mis sueños, a lo escondido de mi yo consciente. Abro los párpados pero mis ojos siguen cegados a la realidad que hay fuera de mis miedos.

El bucle vuelve a alcanzarme y otra vez estoy al principio, a las puertas de una voz sin sonido, de unos pasos sin avance, de un sueño sin descanso.

sábado, 7 de agosto de 2010

TE ECHO DE MENOS


Esta noche te echo de menos.

No sé si será la lluvia, la luna que ocultan las nubes o este sueño que no acaba de posarse en mi almohada, pero te extraño.

Pensé que te tenía superado y ahora tu recuerdo se subleva contra mis ganas de dormir y contra la conveniencia de saber que te olvidé.

La noche es la culpable de que tu voz se haya colado de nuevo en mi mente y de que al cerrar los ojos tu mirada vuelva a atravesar mis párpados como cuando te sentía algo mío.

Busco en mi cabeza el momento en el que has vuelto a aparecer como silueta que monta guardia junto a mi cama y no puedo evitar sentirme estúpida.

La noche tiene la culpa, pero me da miedo que el amanecer no cure las heridas que volvieron a abrirse bajo el sonido de la lluvia.

Esta noche te echo de menos y no quiero entender por qué.

lunes, 2 de agosto de 2010

HILARIDAD


Me vuelco en mil miradas de colores

mis ojos han olvidado la monocromía

en una explosión jubilosa que anula la realidad.

Carcajadas irreverentes que tienen eco propio

que huelen a libertad y contagian de alegría.

El mundo desaparece tras el manto de la hilaridad.

Mi yo se ha vuelto risa ilógica

arrebato que logra rozar la psicopatía

cuando queda enfrentada a su potestad.

Mi mal es un carcajeo involuntario

que mi razón no consigue parar.