lunes, 31 de mayo de 2010

CONDENADO A LA SOLEDAD




Tarde. Nadie otorga ojos, nuevo condenado.
Ausencia: palabra grande… fuerte,
vacío inmisericorde que ciega vanidades
y desampara en la oscuridad al caminante.

Tarde. Nadie ofrece ojos al desahuciado.
Condena: palabra absurda… indignante,
peso arrastrado a lo largo de eternidades,
miradas prestadas a los ojos del vidente.
Tarde. Ojos inútiles, condenado. Tarde.
Demasiado tarde.



domingo, 16 de mayo de 2010

CONFIDENCIAS


Confidencias compartidas en horas donde la luna es testigo y confidente de secretos compartidos… palabras que se hacen grandes en ese secreto dimensionado por la complicidad del momento.

Universo de sensaciones encontradas que perdonan los errores cometidos a lo largo de una vida. La amistad se yergue como bandera universal que une mentalidades, sentimientos y maneras de ver la vida.

Palabras que borran malos entendidos y frases amparadas en el silencio de la comprensión, esa que acorta distancias y crea momentos inolvidables.



* Este retazo está dedicado a Mari Carmen, porque nació de tres palabras suyas que le dieron forma. Un beso.

domingo, 2 de mayo de 2010

SIN REMEDIO


Detienes mis palabras con tus lágrimas y, una vez más, vuelvo a ahogarme en tu llanto.

Soy un náufrago a la deriva que siempre acaba en tus labios.

Acortas las distancias, hechizas mis sueños y mis ganas de acabar vuelven a esconderse en el secreto.

Heridas que ya no sangran.

Dolor que ya no duele.

Muerte que ya no mata.

Lo nuestro se dilata hasta lo eterno.


Esta noche, mientras dormimos, nuestros corazones se romperán entre palabras de amor.