VERSOS OCRES



El cambio de colores que originas
presta calidez a mis días,
añoranza del fuego de hogar
que impregna de fe mi rima.

Mis versos se tiñen de ocre
para asemejarse a tus hojas,
esas que dejarás caer
para que un soplo las recoja.

Bajo el viento de tu reinado
el cielo anuncia tormenta,
olor a castañas asadas
y tiempo de lecturas lentas.

Refugiados tras los cristales
hoy te ofrecen pleitesía
mis latidos y mis letras.
Digan lo que digan, no eres Otoño.
Tu nombre me sabe a poema.

Comentarios

Walter Portilla ha dicho que…
Me encanta la poesía, este poema especilamente me gustó mucho, con un final sublime. Saludos.